domingo, junio 17, 2012

Hipsters



Hipster 1: Mi antigua vecina acaba de regresar de Portland, Oregon. Se mudó para casarse con su novio con más tatuajes que ella y en menos de un año se han divorciado. Típico destino de un hipster, terminar solo. Parece que no se acomodó mucho a la Meca del hipsterismo. Es que un hipster de Portland, Oregon es como un cardenal del Vaticano o un rockero de L.A. o New York, está más allá de lo evidente, como el ojo de Thundera. Los demás huevones, perdón hipsters, son percibidos como poca cosa, wannabe, el hipster de Portland, es el hipster non plus ultra, él mismo se percibe como el finisterre de la esencia humana, un grado de evolución más sutil y desideologizado, o aquello que los científicos de la nave Prometeo tratan de racionalizar con resultados funestos.

Hipster 2: Nico reniega porque no puede levantar a ninguna hipster. Es que son demasiado cool, según comenta. El pobre no presenta tatuaje alguno. En fin, no se puede ligar con los de nuestra especie sin haberte marcado previamente la piel. Es que nosotros tenemos un pacto, somethINK in common.

Hipster 1: Jajajaja, estúpido. ¿Crees que se puede hablar de diez mandamientos para los de nuestro culto?

Hipster 2: Uhhh. Se pueden soltar algunas ideas, pero el orden puede variar, obvio. Mandamiento 1: El hipster normalmente niega que lo es, eso es básico.

Hipster 1: Mandamiento 2: Debes de montar en bicla, pero que no sea una cruiser. A esto se le puede agregar como un apéndice la posibilidad de trabajar en una tienda de biclas y de usar bigote y, por lo tanto, no parecer un depredador sexual.

Hipster 2: Mandamiento 3: Debes cubrirte el cuerpo de tatuajes.

Hipster 1: Por supuesto, eso es básico. Mandamiento 4: No hay hipsters gordos. y esto está en conexión con la fascinación por vestirnos en Urban Outfitters. Mandamiento 5:  Si no te queda la ropa de Urban Outfitters, no puedes ser hipster.

Hipster 2: Tan claro como el agua.

To be continued

Bonus track:

Una joyita bien caleta del universo hipster, Eilen Jewell - Warning Signs

viernes, junio 15, 2012

Ochi Chernye - Ivan Rebroff



Ochi Chernye / Ojos negros, la balada del hipster


Ojos negros, ojos apasionados
Ojos ardientes, hermosos
Cómo les quiero, cómo les temo
Tal vez les conocí en un momento maldito
Oh, por algo son más oscuros que lo profundo del mar
Veo en ustedes el duelo por mi alma
Veo en ustedes una llama de victoria
Consumido en ella, un pobre corazón
Pero no estoy triste, no estoy triste
Encuentro consuelo en mi destino:
Todo, lo mejor que en la vida Dios nos ha dado
Se lo sacrifico, ojos de fuego

viernes, junio 08, 2012

Tu voz de Abel Pintos

Nuevo folklore latinoamericano...